Pan de muerto, sí a todo.

Realmente no conozco a una persona que no le guste el pan de muerto o comience a salivar cada vez que lo ve en alguna panadería…

Cada vez que vienen estás fechas es imposible recordar la ofrenda que mi mamá ponía en casa, el penetrante olor a flor de cempasúchil, calaveritas de azúcar muy coloridas, las cuales nunca pude comer; algunas pocas de chocolate, porque ya había acabado con algunas de ellas…

El papel picada colgando de los bordes de nuestra ofrenda, moviéndose un poco por el aire que entraba por las ventanas que estaban cerca de la ofrenda. Recuerdo a mi mamá siempre teniendo cuidado con el papel para que no se rompiera ninguno.

Un día antes del 1 de noviembre comprábamos pan de muerto para aquellos que ya no estaban con nosotros, poníamos rompope, a mi abuela le encantaba…

Aunque no pasaba nada fuera de lo normal en esos días, se sentía la casa distinto, me sentía distinta… llena de nostalgia por los que me hacían falta,  pero a la vez contenta porque era tenerlos en mi cabeza más de lo normal, ver sus fotos y como sonreían,  por los miles de momentos que compartimos. Era una sensación especial, era esperar que lo que les dejabas en la ofrenda la disfrutaran y sobre todo que estuvieran cerca de ti, realmente los sentías en casa.

Después de todo esto, viene lo bueno o no tan bueno para algunos… los kilos que subiste después de entrarle duro al pan de muerto jaja

¡ Y para que le entren con ganas, los invitamos al Festival de café, chocolate y pan de muerto, con más de 40 expositores de pan de muerto, el tradicional de azúcar, el de ajonjolí, los rellenos de nutella, helado, queso y crema, nata o dulce de leche, acompañado de atoles, té y café!

También habrá tamales, buñuelos, repostería mexicana y mucha, mucha comida oaxaqueña.

– Ok, ok ¿Y donde va a ser?  Ya dinos que estamos babeando…

Todo esto va a ser en Centro Cultural Hidalguense, Calzada de Tlalpan 4743, esquina San Fernando. Delegación Tlalpan, los días 3, 4 y 5 de Noviembre de 11:00 a 20:00 hrs. 

Seguramente después tendrá que venir un rigurosa dieta, ¡Pero lo bailado nadie se los quita!!

¡Nos leemos en la próxima nota!

Les mando un beso chiquito,

Ayosh!

 

Fer Fuentes

La novia del patrón.

Be first to comment