Tatuadores de Arte: Prison Art

Voy a contarles acerca de “Prision Art” (Proyecto de Arte Carcelario), una asociación que surgió hace algunos años de la mano de un actuario de nombre Jorge Cueto. Si no sabes de que hablo déjame decirte que Prison Art es una marca cien por ciento mexicana que apoya no sólo a los presos de distintos penales del país, sino también a sus familias.

Con esto me refiero a que algunas de las personas que están privadas de su libertad en algunas cárceles del país, se han unido al proyecto de moda donde diseñan carteras, bolsos, zapatos, pulseras y diversos accesorios tanto para dama como para caballero.

Los diseños que realizan son totalmente únicos y los hacen sobre piel curtida que literalmente “tatúan” con máquinas (que ellos mismos realizan, aunque no son tan profesionales como las que conocemos para dibujar nuestra piel), dejan los mismos resultados. Se pueden utilizar colores, dejarlos en blanco y negro y hacer el diseño que el realizador quiera.

Para que me entiendas un poco más te voy a contar como es que surgió este proyecto.

Prison Art comienza a crearse hace cuatro años, de la mano de un empresario de origen español con ascendencia mexicana que fue preso al penal en Puente Grande en el estado de Jalisco en el año 2012; poco tiempo después de estar dentro de prisión le pidió a uno de sus compañeros (que se dedicaba a ser tatuador), que dibujara para él un dibujo en un pedazo de piel que tenía y con el cual estaba elaborando una bolsa, y como los trabajos que se realizan dentro de los penales son muy mal remunerados, ya que no van más allá de carpintería o elaboración de imágenes religiosas, decidieron comenzar “Prison Art”.

1457639087_819609_1457639705_noticia_normal

Un año después de la creación de la marca y después de ver que las bolsas y los trabajos que realizaban los presos llamaban la atención no sólo dentro, sino también fuera del penal, Prison Art fue creciendo hasta llegar a otros centros de readaptación social como el Penal de Ocotlán en Jalisco, el Penal de Huichapan en Oaxaca, el Reclusorio Norte de la Cuidad de México, y el Penal Femenil del estado de Querétaro, que en total suman a más de doscientas personas que trabajan  para esta marca.

La primera tienda que se abrió en territorio nacional fue en San Miguel de Allende, en el estado de Guanajuato y fueron creciendo tanto que el proyecto de “arte carcelario” cuenta con tiendas en Playa del Carmen, el Aeropuerto Internacional de Cancún, y a principios del mes de julio en el Centro Histórico de la Ciudad de México.

Parte del dinero que se recauda de estos productos es entregado directamente a los presos que los diseñan, ya que una de las obligaciones de los reos para pertenecer a Prision Art es que parte de las ganancias que esto les deja sea entregado a sus familias.

Los costos de la marca varían según el producto que desees adquirir, si quieres checarlos te dejo su página oficial, donde puedes ver un poco más de lo que te estoy contando.

Dentro de Facebook, cuentan con una página donde podrás ver los diferentes diseños que tienen y la manera de realizar compras si es que lo quieres hacer, puedes verlo aquí.

Si te interesa, en el siguiente vídeo el creador de este concepto Jorge Cueto, explica de que se trata este proyecto.

En ninguna otra parte del mundo se hace el trabajo que Prison Art realiza en nuestro país. Coméntanos que te parece y de paso te dejo esto para que veas un poco lo que los tatuadores hacen.

 

Be first to comment